domingo, 9 de enero de 2011

TARTA POCOYO

Esta es la tarta que le hice a Miguel, mi hijo, en su 2º cumpleaños.
Le encanta Pocoyo (cococó como él le llama) y pensé que sería buena idea hacerle una tarta  de estos personajes.

Con esta tarta pasó como con la de María, que era muy grande pues nos juntamos más de 20 personas.
Miguel cumplió los años el 8 de julio y la tarta se la hice el 7 por la tarde. Recuerdo que España estaba jugando en el mundial y a mí no es que me guste el futbol pero esos partidos sí. Y yo metida en la cocina con los sudores de la muerte (entre el horno y las temperaturas que teníamos).

Tuve que dejar la decoración para el día siguiente porque no conseguía que la nata tuviera la consistencia adecuada. Y además, ¡que había que animar a España!.

A Miguel se le quedó una carilla con la tarta que no se me olvidará. Era una mezcla de sorpresa y susto de oir a tanta gente cantándole cumpleaños feliz.

Fue muy agradable.

3 comentarios:

Sonia dijo...

Nada me puede gustar más que estar presente en esta primera entrada de tu blog!!! Felicidades por todo lo que haces.
Tienes mucho q enseñar y veras como este blog te llena de ánimo y entusiasmo.

Me encanta el relato de la tarta de Miguel, eran días muy especiales para mi también.
Felicidades prima!!!!

Sara Martínez dijo...

Hola! Muchas gracias, guapa.Sabes muy bien que sóis muchos los que me habéis animado a enseñar lo que hago pero has sido tú la que me has dado el empujoncito que me hacía falta para hacerlo.Este blog es mío pero también tuyo y no te imaginas lo ilusionada que estoy, bueno a tí qué te voy a contar.

Ya sé que nunca olvidarás este cumple de Miguel. Faltaban dos días para tu boda y comimos tarta con nervios. Gracias a Dios, todo salió muy bien.

Un millón gracias!!!

Sonia dijo...

Jajajaja, no es pa menos!!!!! Hace mucha ilusión mostrar a todos lo q hacemos, bien o mal, pero compartirlo es lo mejor.

Haremos una entrada en mi blog para que todo el mundo te conozca. No sabes la ilusión que me hizo ayer entrar y ver tus publicaciones, veras como sacas tiempo para mirarlo todos los días.

Un abrazo gordo.